Venecia

En primer lugar, hay que entender que Venecia es una ciudad única en el mundo.

Es tan diferente del resto que la convierte en un lugar con un espíritu que seguro te enamorará.

Un poco de historia

La ciudad de Venecia se extiende sobre una serie de 119 islas que emergen de una amplia laguna situada entre la tierra firme y el mar abierto.

Hasta su fundación se encontraba habitada por unos pocos habitantes ilirios y venetos que vivían sobre el agua de la laguna en palafitos subsistiendo de la pesca y de la extracción de sal.

Fundación de Venecia

Su fundación data del año 421.

Los habitantes del Véneto, expulsados por los ostrogodos y los lombardos, se refugiaron en estas tierras pantanosas de la desembocadura del río Po constituyendo la ciudad de Venecia.

Su situación “privilegiada” entre marismas y aguas pantanosas otorgó una gran independencia a Venecia respecto a los posibles conquistadores.

El Corazón de Venecia

El corazón de Venecia es la Plaza de San Marcos, una de las más bonitas de Europa y del mundo.

Siempre llena de gente, músicos, artistas callejeros y muchas palomas esperando una migaja de pan; rodeada por importantes edificios como son:

  • la Basílica de San Marcos
  • el Palacio Ducal, y…
  • el Campanario de la Basílica.

Actualmente, la plaza se inunda periódicamente en menor o mayor medida, es por esto que encontrarás pasarelas en las principales zonas de paso para que los peatones puedan caminar.

No dejes de sentarte en alguna terraza de por ahí para tomar algo y mientras tanto, disfrutar de ver pasar a la gente.

La Basílica

Si quieres entrar a la Basílica tendrás que hacer seguramente una larga fila, pero vale la pena.

Toma en cuenta que no se permite el acceso con mochilas, pero las podrás dejar en un guardarropa que está a media cuadra de la Iglesia.

Subiendo al campanario también encontrarás una gran cantidad de turistas, pero se pueden tener unas vistas espectaculares de la ciudad.

El Palacio Ducal

El Palacio Ducal tiene su encanto, el recorrido te va guiando por las diferentes salas llenas de arte de piso a techo y termina pasando por los calabozos.

Después cruza el famoso puente de los suspiros, que debe su nombre a los suspiros de los prisioneros que veían por última vez el cielo y el mar.

Transportación Diferente

En Venecia, puedes ir de punta a punta de la ciudad usando los vaporettos, que son como autobuses acuáticos.

Sin embargo, la mejor manera de moverse por Venecia es por supuesto y definitivamente a pie.

Calles y Canales de Venecia

Los canales están unidos por puentes pequeños, medianos y grandes, todos diferentes, y calles peatonales que pueden resultar como un laberinto.

Puedes optar por guiarte por un mapa, pero resulta interesante e incluso hasta obligado perderse por las zonas más recónditas que suelen ser las menos visitadas.

Te recomiendo que no busques nada, mejor guarda el mapa, piérdete deambulando por sus calles y canales y por consecuencia, Venecia te encontrará.

Solo no te olvides de cruzar el Puente Rialto, el más antiguo y más bonito de Venecia.

El Paseo en Góndola

Otro imperdible es la experiencia del paseo en góndola.

Disfrutarás un gran momento teniendo un paseo muy movidito entre vaporettos y lanchas si vas por el Gran Canal.

Si lo prefieres, también puedes andar por los pequeños canales circundantes de una manera más tranquila y relajada.

Ir en góndola además te permite ver la ciudad de una perspectiva muy distinta y sobre todo, llegar a lugares que de otra manera sería imposible.

Otras Islas de Venecia

Finalmente, si sales de la ciudad, al norte de Venecia, pasando junto a San Giorgio Maggiore y el Lido, están las islas de Murano, Burano y además, Torcello.

Te recomiendo especialmente Burano, un bello pueblo con pequeños canales, encantador por las casitas en colores vivos de los pescadores y artesanos de encaje de hilo.