Túnez

Ciudad de Túnez.

Ubicada al norte de África en el golfo de Túnez, a orillas del mar Mediterráneo se encuentra esta tierra repleta de contrastes y colores, una tierra que huele a jazmín, dátil y té recién hecho, y en el que se pintan los colores: azules del Mediterráneo, los dorados en el desierto del Sáhara, los verdes de los oasis y los cobrizos de la cordillera del Atlas. Lo antiguo y lo moderno, lo oriental y lo occidental se han fusionado creando un contraste que no te dejará indiferente.

Para conocer Túnez y la vida cotidiana de los tunecinos, debes perderte por las calles de su Medina, uno de sus principales atractivos, atravesando las tiendas que se agolpan consecutivamente para ofrecer todo tipo de productos y respirar la verdadera esencia de la ciudad, aquella que exhalan sus calles estrechas y sus mercados… pero también debes darte un paseo por la Ciudad Nueva y ver los grandes rascacielos y las anchas avenidas.

No hay que dejar de sentarse en algún café y disfrutar del atardecer o subir a una de las terrazas para poder ver la ciudad e imaginar la vida hace unos cientos de años. Te recomiendo que te alejes de las calles principales y te adentres en el corazón de la medina, ya verás como van desapareciendo los turistas y puedes observar la auténtica vida local.

Museo del Bardo

La visita al Museo del Bardo es imprescindible, tiene una fantástica colección de auténticas joyas, aunque tal vez ninguna como la extraordinaria colección de mosaicos de la época romana que fueron rescatados de antiguas y suntuosas mansiones y están alojados en unas enormes salas que te llevarán recorrerlas de dos a tres horas.

Estas obras maestras están formadas por pequeñas piezas que, como si de un rompecabezas se tratara, componen imágenes bellísimas representando las más variadas escenas de la vida cotidiana de la época.

No hay pintura, todo el color se obtiene de los diferentes tonos de piedra empleados por los artistas y, por lo tanto, no se desvanece jamás.

 El museo está ubicado en uno de los palacios más bellos de la ciudad, con maravillosas cúpulas, techos ornamentados, salones que fueron habitados por la realeza, estatuas y galerías decoradas con estilizadas columnas que seguro te trasladarán a otro mundo.

TúnezTúnezTúnezTúnezTúnezTúnezTúnezTúnez

La Zitouna

Todas las mezquitas de Túnez tienen como referencia la Zitouna, la Mezquita principal de la ciudad ubicada en la Medina.

El edificio que hay en la actualidad representa una fascinante amalgama de construcciones de diferentes épocas.

Es monumental, tanto el patio, como las puertas que dan acceso a la sala de rezos y su minarete, no dejes de visitarla. Los no musulmanes sólo tienen acceso al patio central desde donde se adivina la sala llena de columnas.

Pero, sólo con eso uno ya se puede hacer a la idea de la grandiosidad de la misma.

Cartago

A solo 30 minutos de la ciudad, la antigua Cartago se ha convertido en una moderna gran ciudad, pero ha sabido también mantener su alma; esta vieja colonia fenicia forma parte del misterioso pasado de Túnez y su sitio arqueológico es una visita obligada aun cuando no queda mucho en pie, pero desde ahí tendrás unas vistas privilegiadas del mediterráneo.

En Cartago sobresale el palacio presidencial de Ben Alí, donde es imposible acceder, dadas las grandes medidas de seguridad que se toman, incluso no se puede ni tomar fotografías.

Antiguos pueblos pesqueros se han convertido en destinos turísticos perfectos para relajarse y disfrutar de los deportes acuáticos.

Sidi Bou Said

Entre las localidades más conocida se encuentra Sidi Bou Said, tal vez este es uno de los lugares más visitados de Túnez, un pequeño pueblo en la colina con calles empedradas, casas pintadas de blanco y sus famosas puertas azules.

Te recomiendo disfrutar de un paseo desde el puerto por las estrechas y empinadas calles hasta el viejo faro.

Salvo la calle principal que está llena de vendedores y turistas, el resto del pueblo es bastante tranquilo.

Como recompensa ante las pendientes de las calles, Sidi tiene pequeños rincones con terrazas donde sirven buenos kebabs y deliciosos jugos frescos, además de que mientras descansas, puedes esperar a ver la bonita puesta de sol.

Cafés

Los más famosos son el Café Sidi Chabaane y el Café des Nattes

Túnez es mucho más que playa y desierto, déjate sorprender con su naturaleza y patrimonio.

Tanto si viajas para una corta escapada, como si te vas unas semanas, Túnez tiene mucho que ofrecerte: montañas, oasis, ruinas romanas y fenicias.