Santiago

Santiago es el punto de entrada y capital de Chile, un país de ensueño para los amantes de la naturaleza al sudoeste de América del sur.

Recorriendo Santiago

Tal vez lo más atractivo de este sitio no es la cantidad de palmeras ni las sombras que tiene, sino que cuando menos te lo esperas te puedes encontrar músicos callejeros, orquestas o artistas, especialmente en el centro histórico en la Plaza de Armas, que también es el pequeño escenario para los jugadores de ajedrez que se reúnen todos los días y los domingos hacen torneos.

Aquí encontrarás la Catedral y el Palacio de Moneda, Palacio de Gobierno de Chile al que te dejan entrar a algunas zonas sin necesidad de invitaciones especiales.

Hay guías que te explican, además del aspecto histórico y arquitectónico, todo lo que implicó el derrocamiento y muerte del presidente Salvador Allende a manos de Augusto Pinochet.

Un paseo por sus alrededores, incluyendo la inmensa fuente que hay a la entrada como la plaza posterior son paseos obligados.

Los Barrios

Muy cerca del Centro está el Barrio Lastarria, una pequeña zona de la ciudad que se caracteriza por su aire bohemio, donde se mezclan museos interesantes, vendedores de artículos de arte en la calle, restaurantes y bares junto a pequeñas calles con aire europeo en los alrededores del cerro Santa Lucía, un parque con senderos y escaleras de piedra para llegar a la Torre Mirador desde donde se tiene una de las mejores panorámicas de la ciudad; por la noche podrás encontrar un buen lugar para ir a cenar o tomar unas copas y disfrutar música en vivo.

Un poco más al norte está el Barrio Bellavista, puedes visitar el Parque Metropolitano, La Chascona (la casa que Neruda le hizo a su amante) y subir al Cerro San Cristóbal, ya sea en coche, bicicleta, funicular o a pie, tiene adaptado un sendero pedestre con indicaciones de dificultades.

En un día claro, desde la cima se puede contemplar toda la ciudad y los picos nevados de la cordillera de Los Andes, si te apetece te sientas a comer en alguno de los restaurantes o simplemente a descansar al aire libre.

Para Comer en Santiago

Pero si quieres comer mariscos y pescados de calidad durante el día, la respuesta la sabe cualquier santiaguino: en el Mercado Central, donde además de frutas, verduras y productos frescos podrás probar los mejores platos de mar de este país que goza de 6,435 kilómetros de costa.

Y si te interesa conocer el Chile más profundo, lo mejor es hacerlo en un mercado más típico y menos turístico como La Vega, vale la pena darte una escapada por ahí.

Los Andes

La Cordillera de los Andes es la cadena montañosa que predomina en el paisaje de la capital de Chile, si visitas Santiago en verano a menos de 50 kilómetros encontrarás un lugar increíble para tomar aire puro y apreciar la magnitud de la cadena montañosa, un bello paisaje con gran tranquilidad; pero en época de invierno se transforma, ya que es uno de los principales centros de esquí del país recibiendo a gran cantidad de turistas de todos lados.

Otro rincón cerca de Santiago que vale la pena conocer es El Pueblito de los Dominicos, que se ha convertido en un lugar de visita obligada por su tradición y calidad, es un acogedor sector donde los artesanos del país que se ubican en más de 160 talleres construidos con barro y paja, crean y muestran lo mejor de la artesanía en madera, cuero, barro, cerámica, tela y la piedra lapislázuli tan famosa en Chile.

Lifestyle Travel Network