Salzburgo

Salzburgo es una ciudad pequeña en Austria pero de una gran categoría. La Ciudad de la Música, se extiende a ambas orillas del Río Salzach.

Salzburgo es famosa por su encanto, sus bellos paisajes y la coincidencia de que Wolfang Amadeus Mozart nació ahí.

Mozart

Mozart es y seguirá siendo una atracción por sí sola: Visitar la casa de este genio de la música es un privilegio, recorrer las estancias y poder ver algunos instrumentos originales que utilizó para sus composiciones hace que cada detalle del recorrido sea un regalo para los amantes de la música y la historia de la música.

Otro imperdible es la famosa calle Getreidegasse, donde está la casa de Mozart, además de tiendas de souvenirs, boutiques de las mejores marcas y cafés, una preciosa calle que parece tenerlo todo.

Recorriendo Salzburgo

Ya que la ciudad es chica y pintoresca, resulta ideal caminarla per también puedes tomar un carro de caballos.

Te recomiendo dar un paseo por el borde del Río Salzach (río de la Sal), ya que encontrarás una preciosa vista con las maravillosas edificaciones en ambas orillas: El Palacio de Mirabell, uno de los más importantes y bonitos de la ciudad, es una reliquia perfecta y hermosa que un príncipe le hizo a su amante, junto al Palacio los jardines llenos de flores con formas geométricas y estatuas mitológicas seguro te cautivarán.

También resaltará la Fortaleza de Hohenssalzburg dominando la ciudad, indudablemente una de las mayores atracciones, merece mucho la pena subir en funicular para disfrutar de las vistas de la ciudad desde lo alto y de la propia fortaleza en sí, la más grande y la mejor conservada del Centro de Europa.

Dentro hay un museo que tiene armas de la época así como armaduras, elementos de tortura e instrumentos musicales.

El centro histórico se recorre fácilmente, hay bastantes barecitos donde buscar refugio los fríos días de invierno o simplemente descansar por el verano; cada rincón de la ciudad respira arte, por lo cual, hay que recorrerla toda.

Podrás descubrir muchas plazas entre calles y callejuelas, hay mucho ambiente, están tocando y cantando en escenarios en las calles.

Mozartplatz , es una de las más importantes de la ciudad situada en pleno centro, donde hay un monumento dedicado a Mozart.

El casco antiguo está muy bien conservado, no por nada fue declarado en 1996 Patrimonio de la Humanidad.

No dejes de visitar la Catedral, es espectacular, se trata de la obra más importante de la arquitectura barroca en Europa.

Recuerda ir a las catacumbas y el cementerio de Stiftskirche, justo a los pies de la fortaleza, un lugar más que pintoresco realmente digno de visitar, muy bonito y con una atmósfera muy especial, entras por un lado y sales por otro.

Recórrelo despacio, ya que merece la pena dedicarle tiempo a la visita, transmite paz y tranquilidad por su entorno y sus jardines.

Tiene de todo: leyendas, obras de arte, religiosidad hasta el extremo, construcciones arriesgadas y sobre todo mucho encanto.

Otro imperdible es la famosa calle Getreidegasse, donde está la casa de Mozart, además de tiendas de souvenires, boutiques de las mejores marcas y cafés, una preciosa calle que parece tenerlo todo.

No puedes dejar de mirar hacia arriba, para ir viendo el cartel de cada tienda, cada uno tiene un encanto especial.

Te recomiendo que también te desvíes un poco de la calle y te internes en las callejuelas que se abren a los lados, encontrarás pequeños tesoros como pequeñas tiendas que venden artesanías en madera de haya, delicadas platerías o tiendas de juguetes artesanos, una tradición muy arraigada.

En verano o en invierno, Salzburgo es una ciudad que tienes que conocer, no te vayas sin pasear por sus calles de noche y cruzar alguno de sus puentes, desde los que se ve una imagen espectacular de la ciudad y sus edificios iluminados.

Lifestyle Travel Network