El Cairo

A orillas del Río Nilo se encuentra El Cairo, la Capital de Egipto, bulliciosa y caótica metrópoli mundialmente conocida por su joya arquitectónica.

Guiza

Las Pirámides de Guiza, que forman parte de las Maravillas del Mundo, a solo unos kilómetros del centro encontrarás esta auténtica obra del mundo antiguo.

Verlas a distancia desde la ciudad es asombroso y si no tienes miedo a los lugares encerrados, adéntrate hasta el mismo corazón de la Pirámide Keops, ir en aquel pasadizo estrecho es una experiencia mágica.

Puedes pasear a camello por los alrededores y mejor si se hace en las primeras horas del día.

Este patrimonio histórico se completa con lugares históricos que no se pueden dejar de visitar, como;

El recinto amurallado de La Ciudadela de Saladino

Dentro de este hay museos y bellas mezquitas ricamente decoradas, te recomiendo dos:

La Mezquita de Muhammad Alí o de Alabastro, sencilla pero vale la pena sentarse un rato en su interior y contemplar el techo y lugares de oración.

Justo al lado de la puerta de salida, se puede disfrutar de una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad de El Cairo.

Y la Mezquita de Ahmad al-Katjuda, pequeña y hasta un poco escondida, con un patio bonito y si tienes  oportunidad, date una vuelta por las tumbas.

Museo Egipcio

Si quieres profundizar en la historia, te recomiendo que te des una vuelta por el Museo Egipcio, que tiene una gran colección de objetos históricos egipcios del mundo.

Tiene una de las colecciones de artefactos antiguos más importantes del mundo, ocupa un lugar privilegiado en el centro de El Cairo, en el lado norte de Midan Tahrir.

Dentro del gran edificio abovedado, extrañamente rosado, los brillantes tesoros de Tutankamón y otros grandes faraones se encuentran junto a los artículos funerarios, momias, joyas, cuencos y juguetes de egipcios cuyos nombres se pierden en la historia.

Caminar por el museo es embarcarse en una aventura a través del tiempo.

La Ciudad

El zumbido y el ruido constante de esta megaciudad es el producto de sus más de 22 millones de habitantes que aplastan simultáneamente la infraestructura de El Cairo bajo su peso colectivo y elevan su espíritu con su humor excepcional.
Tus nervios se sacudirán, tu nariz se volverá negra por el smog y los revendedores te perseguirán a cada paso que des, pero es un pequeño precio a pagar para aprovechar la energía del lugar que los egipcios llaman Umm Ad Dunya, la Madre del Mundo.
Todo esto lo verás especialmente en sus bazares.

No puedes dejar de ir a Khan el Khalili, donde descubrirás un lugar único al perderte entre sus pasillos que ofrecen artesanía de todo tipo, ropa, esencias y perfumes, muchas imitaciones, así que mucho ojo con lo que compras, no sin antes siempre regatear para obtener un buen precio.

Es un lugar divertido con un encanto y sabor que solo caminando por ahí lo podrás vivir.

La Comida

Otra manera de conocer un lugar definitivamente es probando la comida típica, puedes pasear por la calle Talaat donde encontrarás varios restaurantes, en especial detente en Felfala a probar las delicias de la gastronomía egipcia, es un lugar con mucha tradición, decoración única y muy recomendable.

El Nilo

Uno de los mayores atractivos de El Cairo es sin duda el Río Nilo que cruza la ciudad.

Recorrerlo es una buena experiencia ya que tendrás una perspectiva muy diferente, lo puedes hacer de día o de noche pero te recomiendo tomar un barco al atardecer, verás los monumentos iluminados mientras disfrutas de la gastronomía y el folclore egipcio a bordo.

Alejandría

Adéntrate en la legendaria Alejandría, la capital de Egipto durante un milenio y una vez hogar de una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Pasea por los anfiteatros romanos, los palacios y las catacumbas de la puerta de entrada de Egipto al Mediterráneo.

Comenzando desde El Cairo, pase un día y medio explorando la historia griega, romana y bizantina de Alejandría en una de las ciudades más grandes del mundo helénico.

Y con un Director de Experiencia de primer nivel de puerta en puerta, sabrá que estás en buenas manos todo el tiempo.