Dublín

Dublín es la capital de la República de Irlanda y el Corazón de la Isla Esmeralda. Reconocida por su cultura e historia, y por las variadas atracciones con las que cuenta, por ejemplo, el Guinness Storehouse, considerada como uno de los lugares que más atracción causa a los turistas, ahí podrás aprender sobre la mundialmente reconocida Guinness Beer y cómo fue que inició la marca, además de que podrás degustar una deliciosa cerveza.

Historia Breve de Dublín

Dublín ha sido noticia desde el siglo IX, y aunque su pasado vikingo se ha borrado en gran medida, la ciudad es un museo vivo de su historia desde entonces, con castillos y catedrales medievales en exhibición junto con el esplendor arquitectónico del siglo XVIII.

El siglo XVIII fue el siglo de apogeo, cuando Dublín era la ciudad georgiana más bella del Imperio Británico y un buen reflejo de las aspiraciones de sus ciudadanos más privilegiados.

Cómo se les arrebató el poder de sus manos es otra historia, y esta historia la podrás aprender en los museos y en sus recorridos a pie.

Actualmente

Dublín siempre ha mantenido una perspectiva cosmopolita y, en las últimas tres décadas, ha acogido notablemente la diversidad y el multiculturalismo.

Escucharás idiomas y comerás alimentos de todos los rincones del mundo, y aunque se decía que los “Dubs o Dublinenses Reales” tenían que haber nacido dentro del límite de los canales como sus padres y abuelos antes que ellos, en estos días tú eres igual que cualquiera de ellos y hasta es probable que conozcas a un “Dub” cuyos padres nacieron en Varsovia, Lagos, El Cairo o Beijing.

Atracciones y Entretenimiento

Aparte del Guinness Storehouse, otra atracción es el museo de Kalmainham, que antes de 1980 era una cárcel controversial, ya que llegó un punto en la historia de Dublín, que los ciudadanos preferían ser encarcelados y detenidos que vivir en la ciudad por la gran crisis de hambre por la que pasaban. Hoy tiene una exposición de objetos personales de los reclusos de 1800.

Si lo tuyo es la fiesta y la diversión, no puedes perderte Temple Bar, una de las zonas de vida nocturna de Dublín que también está lleno de restaurantes riquísimos y los pubs que siempre has querido visitar.

Es una zona bohemia y multifacética que comenzó con su fama después de 1990, pero antes de esa fecha, tiene una historia sumamente interesante, la cual la podrás conocer en una visita guiada.

El centro de la ciudad de Dublín se caracteriza por ser una zona comercial, ahí podrás encontrar todo tipo de productos, en especial en las calles Henry Street y Parnell Street.

Por otro lado, también podrás encontrar monumentos históricos como The Spire, La Oficina Central de Correos de Dublín, entre otros.

Además la cercanía de los lugares en Dublín te harán querer quedarte en un hotel del centro, los cuales, son relativamente accesibles, dependiendo de tus gustos y requerimientos.

No debes olvidar que en Irlanda se conduce por la izquierda, para que no te vaya a tomar desapercibido o por si quisieras rentar un coche o cruzar la calle.

A lo largo de todo Irlanda te encontrarás con anuncios que dicen Keep Left, lo cual hace referencia a la extraña historia del tiempo de la Revolución Francesa, donde Maximilien de Robespierre propuso invertir el sentido de la marcha, y comentó que quería que por el lado derecho transitara el pueblo a pie, y por el lado izquierdo la aristocracia.

Te recomendamos que vayas a Dublín en verano, ya que es la fecha en que Dublín se llena de festivales y conciertos de grandes artistas internacionales, y en cuanto al arte y la cultura, podrás visitar museos interactivos y llenos de historia en donde podrás aprender cientos de cosas por un precio muy bajo o totalmente gratis, ya que los museos son abiertos al público en general.

Lifestyle Travel Network