Ámsterdam

Lo que hace tan atractiva a la Capital oficial de los Países Bajos, Ámsterdam, es su ambiente histórico combinado con la mentalidad de una metrópolis moderna, lo que crea un entorno agradable y relajado.

Sus pequeños edificios y la intimidad de sus calles, canales y plazas crean una atmósfera única.

Te puedo asegurar que pasear en barco navegando sus más de 150 canales es una actividad imperdible en esta ciudad y se disfruta igual no importa la época del año.

Durante el otoño, los árboles cambian su color haciendo que los canales se vean dorados debido a la coloración de las hojas y durante el invierno, el frío se hace sentir y las aguas se congelen hasta adquirir capas muy gruesas, por lo que la gente disfruta patinando sobre los canales.

Me parece que ver la ciudad desde el agua, es una buena manera de ubicarse en ella y como es más bien compacta, navegarás por casi todos los puntos de interés en máximo dos horas; te recomiendo que combines un crucero con visitas turísticas, ya que por el agua puedes accesar a la mayoría de los museos y atracciones.

Amsterdam es una ciudad de imponentes y ricos museos, el Palacio Real, la catedral, conventos y los hermosos mercados de flores y porcelana azul y blanca de Delft.

Por cierto, el museo nacional de Holanda, el Rijksmuseum es una parada obligada, está situado en el centro de la ciudad y acoge una colección maravillosa de objetos históricos y de arte holandeses.

Además también puedes visitar el Museo del Tulipán, el Museo de Van Gogh y la Casa de Ana Frank.

Entorno Urbano de Ámsterdam

El tejido de los canales de Ámsterdam está rodeado de estrechos caminos y calles en los cuales nunca se sabe lo que encontrarás:

  • Un pequeño jardín escondido
  • Una boutique que vende artículos para el hogar y moda ingeniosa y estilizada de diseño holandés
  • Una destilería en forma de caja de joyas jenever (ginebra holandesa)
  • Un puesto de flores lleno de tulipanes en un arco iris de matices
  • Un antiguo monasterio convertido en lugar de música clásica
  • Un restaurante ultra nicho como un especialista en aguacate o uno que reinventa los clásicos holandeses de antaño.

Bordeando el centro, los edificios postindustriales en los barrios emergentes ahora albergan empresas creativas, desde galerías de arte hasta cervecerías artesanales y empresas de nueva creación tecnológica, así como algunos de los clubes más populares de Europa.

Recorriendo la Ciudad

En Bicicleta

Las dos ruedas son una forma de vida en Ámsterdam.

Ámsterdam es una ciudad donde los peatones y, sobre todo, las bicicletas dominan, ya que está construida para pedalear de una manera barata, accesible y muy segura.

Puedes alquilar una bicicleta y sacarle jugo a la ciudad recorriendo sus 400 kilómetros de carriles para bicis, hay una gran selección de agencias de alquiler.

Así es como los habitantes de Amsterdam viajan al trabajo, van a la tienda y se encuentran en una cita para cenar.

Las abundantes tiendas de alquiler de bicicletas facilitan transportarse de un lado a otro o solo ir a dar la vuelta.

En Barco

Si los residentes de la ciudad no están en bicicleta, puede que entonces estén en el agua.

Con sus canales y puerto tan grande, esta ciudad recuperada del mar ofrece innumerables oportunidades de flotar por ahí.

Súbete a bordo de un bote del canal (preferiblemente uno al aire libre) o uno de los transbordadores gratuitos detrás de la estación central, o alquila el tuyo para dar un paseo.

Admirando el Arte de Ámsterdam

No puedes caminar un kilómetro sin toparte con una obra maestra de la ciudad.

El Museo Van Gogh contiene la colección más grande del mundo de su famoso hijo Vincent.

A pocas cuadras de distancia, Vermeers, Rembrandts y otros tesoros de la Edad de Oro llenan el glorioso Rijksmuseum.

El Museo het Rembrandthuis ofrece más de Rembrandt a través de su estudio lleno de grabados, mientras que el Museo Stedelijk cuenta con Matisses y Mondrians entre su stock moderno.

Los Tulipanes

Los tulipanes han sido sinónimo de Holanda y en particular de Ámsterdam.

Si vas en primavera, entre mediados de marzo y mayo, tienes que visitar el Keukenhof, el parque floral más grande del mundo que se encuentra cerca de Amsterdam y sólo abre en esta época ya que es cuando los tulipanes florecen.

Además, alégrate el día visitando también el famoso mercado flotante de flores, conocido como el Bloemenmarkt: este tramo del canal Singel en el centro de la ciudad está repleto de colores llamativos y de perfume de las flores frescas.

Barrio Rojo

Un lugar que se ha convertido en atracción turística es el famoso Barrio Rojo, localizado en el corazón de la Antigua Ámsterdam, que ocupa varias cuadras y está atravesado por pequeñas y estrechas calles en las que se pueden encontrar muchas viviendas ocupadas por prostitutas y sus puertas suelen estar iluminadas por luces rojas, ellas sin tabúes ni complejos se exhiben en sus escaparates.

Bejijnhof

Y para escapar de la algarabía habitual de la ciudad, no dejes de visitar el Begijnhof, un sitio de tranquilidad y quietud a escasos 5 minutos de la Plaza Damm, un patio donde se respira una paz increíble y puedes ver típicas casas holandesas y a sus mujeres que viven en hermandad como monjas pero que no tomaron los votos.

En Lifetyle Travel Network tenemos buenas recomendaciones para visitar esta increíble ciudad.